Malaquías junto a seis personas más trabaja diariamente en el Lavadero Majak, que está ubicado por calle Lavalle, entre Irigoyen y Alberdi. Desde hace años tenían la dificultad que ese tramo, donde ellos trabajan, a calle no estaba en condiciones y no le permitía poder desarrollar su actividad como debe. Solicito el arreglo al Municipio, le dijeron que tenía que esperar y finalmente el martes se dio la respuesta.

Este lavadero es un emprendimiento de un joven villangelense como lo es Malaquías, quien decidió poder tener una salida laboral y es así que se dedicó a trabajar en el lavado de autos. El ingreso al lavadero se da por calle Lavalle, pero al terminar cada uno de los vehículos se encontraba que al sacar a la calle había barro o agua, que quedaba depositada en la zona debido a los malos trabajos que se hicieron y la falta de mantención.

“Yo la verdad que fui insistente con el reclamo, me decían siempre que había que esperar, cosa que lo hice, y este martes comenzamos el día y al rato llego la máquina, comenzó a remover, levantar y compactar la calle y más tarde llego el ripio. La verdad que estamos sumamente agradecidos al Intendente Titi Papp, a el Secretario de Gobierno Boris Baluk, al Secretario de Servicios Públicos “Tete” Quiroz, al secretario del Intendente Rodrigo Levin, y a Luis, el maquinista que nos han dejado en perfectas condiciones esta calle”, aseguro muy contento Malaquías, quien puede ahora trabajar más tranquilo.

Si bien esta es una de las ayudas rápidas que se dio desde el Municipio, se espera en los próximos meses poder sacar ese ripio y pavimentar esos 100 metros, para que de esa manera quede todas las uniones con pavimento. “Estamos muy agradecidos por este arreglo porque y, mi familia y 6 chicos más vivimos, comemos, e invertimos siempre para brindar una mejor atención a nuestros clientes”, término diciendo Malaquías Aguirre, en diálogo con La 21 Radio.

 

 

Compartir

Comentarios