BUENO AIRES - Esta ayuda se repartirá en $ 100 millones en aportes directos a los productores y los restantes $ 35 millones destinados a subsidiar 50% de la tasa de interés del Banco Nación, informó la Secretaría de Agroindustria de la Nación, a través de un comunicado.

El Gobierno nacional destinará $ 135 millones para ayudar a los productores de Chaco afectados por las inundaciones, ratificó hoy el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, al gobernador Domingo Peppo.

 

Esta ayuda se repartirá en $ 100 millones en aportes directos a los productores y los restantes $ 35 millones destinados a subsidiar 50% de la tasa de interés del Banco Nación, informó la Secretaría a través de un comunicado.

 

Etchevehere recibió a Peppo con el objetivo de ampliar las medidas tomadas para la provincia que se encuentra en emergencia agropecuaria.

 

Del encuentro también participaron el jefe de Gabinete de la cartera agroindustrial, Santiago Del Solar, y el presidente de la Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni.

 

La provincia se encuentra alcanzado por la emergencia agropecuaria, declarada el pasado 24 de enero por la Resolución 17 dispuesta en tiempo récord para aliviar la situación de los productores.

La misma establece un plazo de 365 días para las explotaciones ganaderas y de 180 días para las restantes explotaciones agropecuarias afectadas por los excesos hídricos.

 

Esa normativa comprendió la creación de una línea de crédito en el Banco Nación con tasa de interés bonificada por la cartera agroindustrial nacional, para productores micro, pequeños y medianos.

La línea es hasta cinco años con una bonificación de la tasa de interés de 50%, durante el 1° y el 2° año del préstamo, que se aplicará hasta un monto máximo de crédito de $2.000.000 por usuario.

Además, para facilitar el traslado de animales, el Senasa dispuso la excepción de los requisitos sanitarios desde los establecimientos afectados, que serán solicitados en el lugar de destino.

 

Asimismo, el Banco Nación dictó una resolución por la cual se permiten mayores flexibilidades de plazos sobre préstamos personales o comerciales para los clientes de las localidades afectadas; como también sobre los relacionados con las tarjetas de crédito.

 

Por otra parte, la Secretaría de Agroindustria exceptuó de la normativa sobre el peso mínimo de faena a los animales que les sea imposible alcanzarlo, siempre y cuando su destino comercial sea conserva, manufactura y/o chacinado.

 

Y la AFIP determinó que no retendrá el impuesto a las ganancias a los productores que se encuentren en categoría 2 y 3 del Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA), que cuenten con certificado de emergencia agropecuaria.

 

Fuente: El Litoral.

 

Compartir

Comentarios