Denuncian que el embarazo infantojuvenil se explica con frecuentes situaciones de abuso. También la falta de acceso a ESI y a interrupción legal de la gestación.

El diario La Nación repasó los últimos casos resonantes entre los que se encuentran chaqueños. Nuestra provincia es una de las tres con más madres niñas, junto con Misiones y Formosa, una situación que con frecuencia incluye un abuso, principalmente en chicas de pueblos originarios que viven en malas condiciones sociosanitarias.

En la nota el titular del Centro Mandela, Rolando Núñez, señala también la falta de acceso a la educación sexual integral y la interrupción legal del embarazo en los casos de riesgo.

 

El caso de una niña wichí de 13 años, con la salud debilitada por un estado de desnutrición avanzada, dando a luz un bebé prematuro de 29 semanas de gestación y que finalmente ambos murieran ‘es uno de los casos extremos aunque representativos’.

 

EN LAS ESTADÍSTICAS

 

En la Argentina nacen siete bebés por día de mamás menores de 15 años, según datos de la Secretaría de Salud de la Nación.

 

En el Chaco la tasa es de 5,2 nacimientos cada mil mujeres, que en realidad son cuerpos con capacidad de gestar, porque se trata de niñas de 10 a 14 años. Es la proporción más alta de embarazo no intencional del país.

 

En octubre el Centro Mandela también difundió declaraciones de Liliana Ensisa, titular del programa provincial de Salud Integral en la Adolescencia: ‘Somos una de las provincias que van a la cabecera, pero todo el NEA tiene estas cifras preocupantes, detrás de estos embarazos muchas situaciones son abusos, aunque no están denunciados los responsables de esa gestación‘, explicitó en esa ocasión.

 

En el Departamento Güemes se evidencia la mayor cantidad de embarazos no intencionales entre adolescentes, debido a la falta de acceso a la salud.

Compartir

Comentarios