El siniestro ocurrió a la siesta. Un remís chocó contra una camioneta y la situación involucró a un camión. El conductor del vehículo de alquiler murió en el acto.

La ruta nacional 11 sigue siendo escenario de tragedias viales. La desinversión en obra pública viene postergando desde hace años la conversión de esa ruta en una autovía, y entonces el intenso tráfico que se da por ella más la imprudencia generan las condiciones ideales para que ocurran hechos como el de hoy.

La información hasta ahora es escasa, y el personal policial que se instaló en el lugar se mostró totalmente cerrado a brindar datos. Tampoco hubo una comunicación oficial de la Policía del Chaco hasta el momento.

 

Por eso, lo único que pudo determinarse hasta ahora fue que se trató de un choque frontal entre un automóvil que tenía obleas de remís y una camioneta.

En el vehículo de menor porte viajaba solamente el conductor, quien murió en el acto. En la camioneta resultaron heridos dos hombres que están fuera de peligro. De ninguna de estas personas hay datos aún.

 

Por causa del impacto, resultó involucrado un camión de transporte de cargas, que fue el menos afectado por la colisión. Su chofer resultó ileso.

 

Integrantes del cuerpo de bomberos de la policía debió trabajar durante un tiempo prolongado para poder extraer el cuerpo del remisero, atrapado entre los hierros retorcidos del auto, que quedó totalmente destruido.

 

Al momento en el que el fotógrafo de NORTE registraba las imágenes del terrible escenario de la tragedia, bomberos y policías recorrían las inmediaciones ante el temor de que a bordo del remís hubiese habido otra persona que pudiera haber salido despedida en el instante del choque.

 

Ampliaremos.

Compartir

Comentarios