Miércoles 3 de Marzo de 2021

25.2°

VILLA ANGELA

PODER LEGISLATIVO

11 de diciembre de 2018

10 DE DICIEMBRE SE CONMEMORA EN EL MUNDO EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Todos los 10 de diciembre se conmemora en el mundo el “Día Internacional de los Derechos Humanos” ya que en esa fecha en el año 1948, la Asamblea general de las Naciones Unidas aprobó la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” mediante la cual la comunidad internacional se comprometió a nunca más permitir la repetición de crímenes como los sucedidos durante la Segunda Guerra Mundial que finalizara el 2 de septiembre de 1945.

En nuestro país, cuando la democracia pudo poner fin a los horrores cometidos durante la Dictadura Cívica – Eclesiástica – Militar, el decreto 187/83 crea una Comisión Nacional compuesta por destacadas personalidades de nuestra sociedad con el propósito de recibir las denuncias sobre desaparición de personas y el objeto de esclarecer los graves crímenes y violaciones a los Derechos Humanos relacionadas con la desaparición de personas ocurridas en el país. Así nació la CONADEP. Esta comisión compiló miles de casos de desaparición, secuestro, tortura y ejecuciones, conformando legajos numerados y más de 50.000 páginas de documentación, que fueron entregadas el 20 de diciembre de 1984, sirviendo de fuente documental para el libro Nunca Más, y el posterior Juicio que se llevó adelante contra las Tres Juntas militares que luego fueran condenados a cadena perpetua. Finalmente, la Convención Constituyente de 1994, estable el rango constitucional tanto de la Declaración Universal de Derechos Humanos como de otros tratados internacionales de Derechos Humanos en su Artículo 75, inciso 22.

 

A partir del año 2003 nuestro país transita una nueva etapa con respecto a políticas de Estado en materia de Derechos Humanos. El Congreso deroga las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, conocidas también como Leyes de la Impunidad, y el Poder Judicial declara inconstitucionales los indultos presidenciales de 1989 y 1990 que habían beneficiado a más de 1200 genocidas, asesinos y torturadores de la última dictadura. Estas medidas permitieron abrir las causas por crímenes de lesa humanidad para que finalmente las víctimas y sus familiares obtuvieran Memoria, Verdad y Justicia luego de años de tan abnegada lucha.

 En el Poder Legislativo de nuestra provincia, a partir del año 1984, funciona la Comisión de Derechos Humanos creada por la Ley 485 – A (antes ley 2971) la cual tengo el honor, el deber y el compromiso de presidir desde este año por designación de mis pares.  Esta comisión debe dictaminar sobre todo asunto o proyecto relativo a la promoción, protección, vigencia y difusión de los derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y de incidencia colectiva o en lo relativo a la adecuación normativa de la legislación provincial con el derecho internacional de los derechos humanos de conformidad a lo establecido en el artículo 14 de la Constitución Provincial, así como lo referente a las garantías establecidas para la protección y ejercicio de dichos derechos. Asimismo, le corresponderá también investigar y dictaminar sobre presuntas violaciones a la plena vigencia de las garantías y derechos individuales y colectivos, establecidas por la Constitución Nacional, los tratados internacionales con jerarquía constitucional o supralegal, la Constitución Provincial y leyes vigentes sobre la materia, que ocurran o hayan ocurrido en jurisdicción del Estado Provincial, como también sobre las transgresiones que a tales disposiciones legales infrinjan los organismos del Estado, las corporaciones públicas o entidades privadas o particulares.

 

 A lo largo de este año, se han acercado permanentemente a la comisión ciudadanas y ciudadanos, ya sea para denunciar hechos, realizar cuestionamientos y sugerencias, plantear inquietudes,  solicitar asesoramiento, o colaboración sobre diversos temas.  Hemos recibido, citado y escuchado en audiencias a organizaciones barriales, grupos de vecinos, sindicatos y gremios, trabajadoras y trabajadores desempleados, precarizados y autoconvocados, referentes de la comunidad, organismos de Derechos Humanos, funcionarios y organizaciones no gubernamentales.  Asimismo, mediante diversos reconocimientos y premios a la labor destacada hemos intentado visibilizar constantemente el trabajo y la lucha inclaudicable de tantas personas y organizaciones     que cotidianamente   luchan por una sociedad más igualitaria y respetuosas de los Derechos Humanos.

 

Este funcionamiento nos permitió dimensionar todo lo que todavía resta por hacer en materia de derechos humanos en nuestra provincia y nos hizo comprender de manera más cabal que solo sancionar leyes no alcanza si esto no se acompaña de una práctica política coherente con el espíritu que origina las normas y las instituciones.

 

En tiempos en donde abundan discursos que pretenden desvalorizar los Derechos Humanos mediante  el argumento de una supuesta meritocracia que en realidad no existe y de una mayor inseguridad, que en realidad tiene otras causas, es bueno recordar que detrás de cada ley que otorga derechos y asegura el cumplimiento de una garantía constitucional, como así también detrás de cada organismo de promoción, prevención o denuncia para violaciones de Derechos Humanos, hay años de lucha de sectores históricamente olvidados, hay miles de personas desaparecidas, miles que han dejado su inocencia en una celda o sus jóvenes proyectos de vida en el exilio, miles que han soportado la pérdida de hijos, nietos, padres, familiares y amigos.

 

Motiva el atrevimiento de estas líneas el más profundo y ferviente anhelo de que esta fecha nos sirva para reflexionar sobre nuestra historia y no ser como aquellos pueblos que, por olvidarla, la repiten; como ya lo advertía el célebre apotegma de Nicolás Avellaneda.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios