Con ráfagas superiores a los 100 kilómetros por hora, se registran voladuras de techos, caídas de postes, árboles y varios inconvenientes en la capital de la provincia. En el interior se dieron lluvias, pero sin mayores consecuencias.

El fenómeno climático se inició a las 18, con vientos que se incrementaron en su intensidad y violencia. Los servicios de emergencias están recibiendo las primeras informaciones y el temor ante posibles lesionados.

La situación enciende las alertas debido a la crisis hídrica de semanas atrás, que obligó al gobierno la declaración de emergencia.

Compartir

Comentarios