Miércoles 1 de Abril de 2020

Hoy es Miércoles 1 de Abril de 2020 y son las 23:58 Ahora tambien encontranos en INSTAGRAM

  • 24º
  • Tormenta eléctrica

19 de septiembre de 2017

ANTONIA LEIVA: “LA JUSTICIA Y EL GOBIERNO ENCUBREN AL PODER”

La madre de Maira Benitez, a nueve meses de la desaparición de su hija, escribió el siguiente comunicado: “Nueve meses pasaron de la desaparición de mi hija. Nueve meses han estado siguiendo rastros de llamados anónimos, pistas falsas para desviar la causa. Ninguna línea de investigación surgió de la llevada a cabo por la fiscalía, comprometida en el encubrimiento del poder local”.

 “Nueve meses, una eternidad sin mi hija. Nueve meses soportando que el ex juez Eduardo Costas se pasee por la ciudad mientras financia la defensa legal de Rodrigo Silva. Tolerando que las hermanas Ledesma se guarden todo lo que saben mientras siguen normalmente con su vida. Soportando que Rodrigo Silva y sus cómplices de la familia Cáceres tengan privilegios en la cárcel. Así, es muy fácil mantener cerrado el círculo de encubrimiento. Nueve meses sobrellevando que el fiscal Sergio Ríos, que encubrió, siga en sus funciones. Aguanto y aguanto, escuchando y leyendo que la juez de cámara, Silvana Rinaldis, livianamente, considere elevar a juicio la causa por haberse saturado el proceso de investigación y recolección de pruebas. Campos enteros no han sido investigados en su totalidad. Quedan muchas aristas por investigar, muchos cabos sueltos que no se han tocado. La justicia no puede saber lo que Rodrigo Silva hizo durante dos horas. No puede reconstruir esas dos horas por falta de pruebas que el encubrimiento facilitó”.

“Si las pruebas actuales no alcanzan para una condena ejemplar se debe a la lentitud de la justicia, principalmente del fiscal Sergio Ríos, que dejó que borraran todas las pruebas. Meses sin investigar la casa del ex juez Costas y sin investigar sus vínculos con Silva y Cáceres. La orientación de la juez de cámara nos lleva a interpretar que Silva y Cáceres son seres perversos que escondieron tan bien a Maira que no la podemos encontrar. Definitivamenteson siniestros, los mensaje lo corroboran, pero no existe el crimen perfecto, solo trabajan para gente con poder que los protege para que no hablen sobre las perversidades que realizaban en ese campo”.

“Sabiendo la jueza que la falta de pruebas se debe a la intencionalidad del fiscal Sergio Ríos en encubrir a los poderosos, comprometidos en la desaparición de mi hija, no lo ha investigado y los funcionarios superiores tampoco han actuado de oficio. La justicia no quiere purgarse porque debería aceptar la culpabilidad en el encubrimiento, lo mismo hace el gobierno con la defensa de sus funcionarios. Los une el objetivo de no romper los oscuros vínculos entre el poder político y judicial que este caso puede revelar. ¿O acaso, como se explica que la recompensa del gobierno no sirvió para nada? ¿Por qué el gobernador no cumplió con provincializar la búsqueda de mi hija? ¿Por qué el gobernador no quiere recibirme más? Porque no tiene nada para ofrecerme”.

“He flaqueado, he caído innumerables veces. Pero aquí estoy, defendiendo a mi hija, desnudando al poder que encubre y esconde lo que hicieron con mi hija. Jamás me olvidaré de mi hija pero Brisa es muy chica y el recuerdo de su madre se desvanece y no lo puedo permitir. Mi nieta debe crecer sabiendo que hice todo lo posible por encontrar a su madre, mi hija. Que me enfrenté con gigantes y que no me van a vencer. No voy a descansar, así me lleven décadas. Seguiré pidiendo cárcel y condena ejemplar a todos los culpables”. 

 

Antonia Leiva Moran

COMPARTIR:

Comentarios