Miércoles 12 de Mayo de 2021

CAMPO

6 de marzo de 2019

“EL PICUDO ES UN PROBLEMA SIN RESOLVERSE EN EL PAÍS, QUITÁNDOLE COMPETITIVIDAD AL ALGODÓN”

La súperplaga acecha los lotes del cultivo en la región. Advertencia del consultor en control de plagas agrícolas, Marcelo Polak: “Muchos productores creen que las trampas no sirven y creen que lo importante es la cantidad de aplicaciones”, dice.

AENZ PEÑA (Agencia) - La primera semana de febrero, en esta ciudad se entregó la primera carga de algodón por un productor de la Colonia José Mármol. Ante NORTE, el productor expone que tuvieron que realizar siete aplicaciones para el control del picudo algodonero, cuenta Marcelo Polak, consultor en control de plagas agrícolas. Actualmente es asesor en la Fulcpa (Fundación de Lucha Contra El Picudo Algodonero). 

picudo.jpg

Hay que tener en cuenta que por lo general los primeros lotes de algodón que se siembran y cosechan son los que menos presión de picudo tienen, mientras los que siembran más tarde tienen que enfrentar una población de picudo cada vez más alta que crece de manera exponencial a medida que avanza el verano. “El picudo algodonero es en Argentina un problema sin resolverse, quitándole competitividad al algodón. Numerosas evidencias de esta y otras campañas están mostrando que el picudo no es una plaga más y están frenando la recuperación de un cultivo que ha mostrado un gran potencial de generar altos ingresos a los productores, movilizar las economías regionales y generar divisas”, dice Polak.

Los rendimientos de más de 1.000 kilogramos de fibra por hectárea ya no sorprenden a nadie y hay quienes han superado ampliamente estos rendimientos. “Pero los años más húmedos o donde por las condiciones climáticas las fechas de siembras son muy dispersas provocan una presión extra del picudo, que resta cientos de kilos de fibra por hectárea y obliga a los productores a tener que gastar en numerosas aplicaciones de insecticidas a veces sólo para poder cosechar algo”, detalla el profesional.

Situación similar

En toda la zona algodonera Argentina (exceptuando algunos lugares aislados) la situación es prácticamente similar y no se salvan ni los grandes productores. En General Roca, el picudo infestó casi dos mil hectáreas de un emprendimiento que retomó el cultivo después de dejarlo por media década. “La presión del picudo no tendría que ser alta en una zona donde el algodón no se realiza durante varios años, pero un pequeño lotes de algodón de la campaña pasada donde se dejó que el picudo se multiplicara sin control produjo suficientes picudos que pudieron multiplicarse rápidamente favorecidos por varias semanas de lluvias donde resultaba difícil la aplicación de insecticidas”, destacó Polak.

En otras regiones

En el sudoeste del Chaco; Noroeste de Santa Fe y en Santiago del Estero -tanto en la zona de riego como de secano-, quedaron miles de hectáreas de algodón bajo el agua, donde el picudo sigue multiplicándose y generando una presión extra en los otros lotes. “El daño que está provocando estos lotes abandonados inclusive va a repercutir en la próxima campaña”, advierte Polak.

picudo2.jpg

“Muchos productores están convencidos que las trampas de picudo son de poca utilidad y casi no la utilizan, también persiste la nociva creencia de que con cualquier insecticida se puede controlar al picudo algodonero”, advierte Marcelo Polak.

Las lluvias frecuentes en enero también provocaron retraso o interrupción de las aplicaciones de insecticidas, donde las baterías de tres o cuatro aplicaciones no se podían completar y entonces el ciclo del insecto no se lograba interrumpir. En la zona de riego de Santiago del Estero ya hay productores que realizaron diez aplicaciones de insecticidas y la población de picudos sigue en aumento.

“Muchos productores están convencidos que las trampas de picudo son de poca utilidad y casi no la utilizan, también persiste la nociva creencia de que con cualquier insecticida se puede controlar al picudo algodonero. Así muchos productores están convencidos que lo importante es la cantidad de aplicaciones y no la calidad”, concluyó el profesional.

Así finalizó: “También por suerte existen los buenos ejemplos de productores que no le dan ventaja al picudo, comenzando las aplicaciones de insecticidas antes que la población de picudo alcance niveles en los que se vuelve casi incontrolable, pero tienen que comenzar cada campaña agrícola con una presión extra de picudo por lotes que quedan con el picudo sin controlar. Esta campaña finalizará con lotes que tendrán nuevamente rendimientos muy altos y otros donde las pérdidas serán casi totales”.

 

La voz de un productor: “Es tremenda la afectación”

SAENZ PEÑA (Agencia) - Para el productor Denis Konsimal, de la colonia Juan José Mármol al sur de esta ciudad, es “tremenda” la afectación que sufren los lotes de algodón a causa del picudo. Aunque realizó el tratamiento de curación adecuado los daños ocasionados por la plaga son irreparables.

“Yo hice 180 hectáreas de algodón, se le curó y comparé con el girasol que lo sembré al lado, hice entre bordes y aplicaciones completas unas 11 fumigadas, el año pasado hice algodón en ese lugar este año volví a hacer, a la vuelta del lote use lupara y cipermetrina, igual el picudo atacó, así que creo que este año es uno de los peores ataques este año y en este lote que yo hablo no hay algodón en diez kilómetros a la redonda, no sé de donde salió”, comentó.

Por otro lado, añadió que volverán a fumigar para volver a sembrar el año próximo. “Lo tengo que combatir, no sé cómo pero lo tengo que combatir”, expresó el productor.

 FUENTE DIARIO NORTE

COMPARTIR:

Comentarios