FOTO ILUSTRATIVA

VILLA ÁNGELA – La tranquilidad del Barrio San Cayetano, se vio alterada en la noche del domingo cuando dos sujetos armados ingresaron a uno de los históricos almacenes del barrio, e intentaron robar. Pero además estas personas, que estaban armadas, le pusieron el revolver en la cabeza al almacenero y le gatillaron, afortunadamente la bala no salió, sino la historia sería otra.

El almacén de Nardo, es el lugar donde todo aquel que vive, o que paso de visita por el barrio San Cayetano, va a comprar o algo para el picado o alguna bebida, o el pan que a la mitad del asado se termina. Es un almacén familiar que lleva años de permanencia en el barrio y que siempre tiene sus puertas abiertas a todo el público y hasta bien entrada la noche. Pero este domingo dos sujetos no ingresaron ni a comprar para la picada, ni llevarse algo para tomar, sino que fueron con la clara intención de robar.

Ambos estaban armados, e ingresaron a el almacén y apuntaron a Nardo, le exigían dinero, y no solo eso, sino que le apuntaron y le gatillaron, pero la bala no salió. La hija del almacenero, que estaba en el domicilio, cuando ve esta situación comienza a gritar pidiendo ayuda, y justo en ese momento llega el esposo de la hija, y estos ladrones huyeron del lugar. Ante esta situación se radico la denuncia policial correspondiente, para dejar constancia de lo que paso en lo que, hasta el domingo, era uno de los barrios más “tranquilos” de la ciudad.

Compartir

Comentarios