ACTUALIDAD

24 de abril de 2019

"LO PEOR DE LA INUNDACIÓN ESTÁ POR VENIR", ASEGURAN DESDE APA

RESISTENCIA - El presidente de la APA advirtió que el golpe para la producción es muy importante, y se refleja en toda su dimensión cuando se observan las desmotadoras cercadas y las cosechas en silo bolsas sumergidas en el agua. "Es desesperante la situación en todo el sudoeste y en el centro de la provincia, no se salvó nadie y ahora vamos a tener problemas en Enrique Urien y Samuhú porque toda el agua está yendo para allá", anticipó.

Tras el intenso temporal del fin de semana, con lluvias que dejaron más de 380 milímetros en algunos puntos de la provincia provocando una catástrofe hídrica, el titular de la Administración Provincial del Agua (APA) Francisco Zisuela trazó un escenario poco alentador al anticipar que "ahora viene lo peor porque escurre el agua de los campos a las ciudades". "Pasamos de emergencia a zona de desastre", sentenció.

 

El presidente de la APA advirtió que el golpe para la producción es muy importante, y se refleja en toda su dimensión cuando se observan las desmotadoras cercadas y las cosechas en silo bolsas sumergidas en el agua. "Es desesperante la situación en todo el sudoeste y en el centro de la provincia, no se salvó nadie y ahora vamos a tener problemas en Enrique Urien y Samuhú porque toda el agua está yendo para allá", anticipó.

 

CADA VEZ PEOR

 

En primer lugar, el funcionario confirmó que "la gente no tiene registro que alguna vez haya ocurrido un fenómeno de estas características".

 

 

Las autoridades de la APA acompañaron a la comitiva oficial encabezada por el Gobernador en la recorrida por las zonas más afectadas del interior provincial, y escucharon a los habitantes de La Tigra, La Clotilde, San Bernardo y Las Breñas; entre otras.

 

"Esta vez, el agua pasó por arriba de la ruta 6, entre San Bernardo y Las Breñas, en una extensión de aproximadamente 300 metros; y esto es inédito; mientras que en La Tigra dispusimos el trabajo de dos retroexcavadora para evitar que el agua de la zona rural entre a la localidad", explicó Zisuela.

 

A la vez, el titular del organismo provincial del agua destacó el trabajo realizado por el propio jefe de Estado chaqueño para destrabar el corte de la ruta 95, aunque aclaró que esa vía está "intransitable" ya que se han ubicado las bombas sobre la cinta asfáltica, a la altura de La Tigra.

TODO BAJO AGUA

Al describir el panorama provincial, Zisuela no dudó en afirmar que "desde Sáenz Peña a Villa Ángela es todo agua". "A los dos lados de la ruta hay agua, y en Mesón de Fierro cayeron 380 milímetros y no quedó nada", sentenció.

Otro de los puntos críticos de la Provincia es Itin, localidad ubicada en el sudoeste provincial, que recibió 305  milímetros de agua y ahora espera por la llegada de una excavadora ya que el temporal del fin de semana provocó la ruptura de las defensas y anegó incluso la escuela donde se albergó a los inundados durante la emergencia hídrica de enero. "Los evacuados se están ubicando en pueblos vecinos porque allí no quedó nada", graficó el titular de la APA.

ENORME MASA LÍQUIDA

Por estas horas, el objetivo principal de las acciones del Gobierno y las comunas de interior es contener a una enorme masa líquida que se desplaza de los campos a los pueblos. "Lo peor de este fenómeno recién está por venir", admitió el presidente del organismo y puntualizó que complicaciones de grandes magnitudes se registran en Charata, que cuenta con un solo canal que está "totalemetne colmatado".

La producción está jaqueada. La misión del Gobierno provincial constató que las desmotadoras de la zona de Las Breñas "están inundadas y las fibras en el agua", lo que se suma a los silo bolsas que han quedado en las mismas condiciones. "No tenemos más capacidad de bombeos y los canales están al tope de sus posibilidades", trazó.

"Realmente, los ánimos están muy caldeados, los productores se quejan porque les llega el agua, pero la prioridad planteada por el gobernador es salvar los pueblos: el problema es que no hay localidad que no tenga algunas barrios anegados y no hay más bombas disponibles", explicó Zisuela y afirmó: "Da lástima ver la zona productiva, sólo los capullos de algodón están afuera del agua, todo lo demás está sumergido, cuando se habían dado muy buenas condiciones para entrar a cosechar".

BUENA RESPUESTA EN RESISTENCIA

El temporal se hizo sentir con fuerza también en la Área Metropolitana del Gran Resistencia y provocó anegamientos y la evacuación de cientos de familias que, al igual que en enero, perdieron literalmente todas sus pertenencias.

Sin embargo, el titular de la APA sostuvo que "la ciudad soportó la caída de 220 milímetros de agua en tres horas y se comportó perfectamente bien". "Hay reclamos puntuales pero, en general, y a pesar de que ingresó agua en domicilios que no habían padecido antes, para las 13 horas de sábado ya no había líquido en Resistencia", indicó.

"Aparentemente, será una semana más tranquila"

Con las tareas de reconstrucción en marcha, la clave será el comportamiento del tiempo en las próximas jornadas.

 

En este sentido, el presidente de la APA, Francisco Sizuela apuntó que "aparentemente vamos a tener una semana más o menos tranquila, no con los milimetrajes de lluvia registrados el fin de semana". "Lo cierto es que necesitamos al menos unos 20 días de sol para normalizar la situación: hay que recordar que ya estaba todo prácticamente recuperado y listo para levantar la cosecha pero ahora volvemos a fojas cero", puntualizó.

 

FUENTE: NORTE

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios