En la mañana de este viernes, dos personas ingresaron por la fuerza al domicilio de Leon Slipansky, y maniataron a su esposa y empleada, seguidamente lo llevaron al interior de sus vivienda, y apuntándole con un arma en la cabeza le solicitaron dinero, la ubicación de la caja fuerte y los objetos de valor que tuviera. Solo tenía unos $1.000 que se lo llevaron, un teléfono celular y una bicicleta, todo esto en el domicilio de la localidad de San Bernardo.


El señor León, dialogó con la producción de gentedepueblo.com y expreso: “la verdad que vivimos un momento muy feo esta mañana, cuando con mi esposa estábamos tomando mate, y la empleada estaba limpiando en el sector de afuera. Cuando ella pasa al  patio detrás de una pared estaban dos tipos, que la apuntaron, y la obligaron a entrar donde estábamos tomando mate”, expreso el señor Slipansky, quien vio ingresar a la empleada y por detrás a estas personas, que comenzaron a intimidar con el arma de fuego que traían empuñando en su mano, apuntaban tanto a su esposa como a él, y con una cinta de embalar habrían maniatado a la señora y a la empleada.

“A mí me llevaron para la pieza, y me pedían dinero, dinero, y yo le dije que trabajaba mayormente con cheques, que le podía dar lo que tenia. Seguidamente me preguntan si tenía caja fuerte, a lo que le contesto que si no tenía dinero ahí menos una caja fuerte. Entonces comenzaron a pedir un arma de fuego, y tampoco tengo así que les dije que no había nada de eso en la casa”, aseguró la victima del asalto, quien relató que en todo momento el malviviente le apuntaba a su cabeza mientras exigía dinero, que le entrego unos $1.000 que tenía en uno de los bolsillos.

Mientras en otro sector de la vivienda, la mujer trataba de hablar con el otro ladrón y en un forcejeo logra escaparse, sale corriendo da la vuelta y sale a la calle a pedir ayuda. Cuando se percatan de esta situación,  ingresa el ladrón que custodiaba a las mujeres y le informa al otro que había que irse “porque sino vamos a tener problemas con la policía”, le decía uno al otro. “Cuando yo escucho eso, me quedo tranquilo por el acto de valentía de mi esposa, y es allí donde me maniataron a mí y me encerraron en la pieza y tiraron la llave unos metros más adelante. Se fueron y se llevaron esa plata, además un teléfono celular y una bicicleta”, comento en primera persona la victima de este robo.

Ante el llamado de auxilio de la mujer para con sus vecinos, quienes rápidamente se comunicaron con la policía, afortunadamente la respuesta fue casi inmediata, aunque no pudieron hasta ahora dar con estas dos personas que ingresaron y maniataron al señor Slipansky, a su esposa y su empleada. 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios