Jueves 17 de Junio de 2021

PODER LEGISLATIVO

5 de mayo de 2021

Beneplácito ante el inminente inicio de la producción de la vacuna Sputnik V en nuestro país

La Cámara de Diputados aprobó la Resolución Nº 400/21, que reúne varias iniciativas presentadas por las Diputadas Gladis Cristaldo, Teresa Cubells, Claudia Panzardi y Lianana Spoljaric, a través de las cuales se expresa beneplácito ante el anuncio realizado el día 20 de abril del corriente año, por el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), la empresa farmacéutica Laboratorios Richmond y el Instituto Científico Gamaleya de Rusia, a través del cual informaron la elaboración de la vacuna "Sputnik V.I.D.A" (Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino) contra el Covid-19 en nuestro país, convirtiendo a la República Argentina en el único estado de América Latina en formar parte de la cadena de producción de una de las vacunas de mayor eficacia en el mundo.

Argentina dio un paso gigante en el camino de la producción de vacunas. El Laboratorio Richmond fermentó, formuló, filtró y envasó unas 21.000 dosis de Sputnik V, dosis 1 y dosis 2, de las que se sacó una muestra para realizar el control de calidad en Rusia, en el Instituto Gamaleya. El proceso de validación de lo hecho en Argentina tardará entre dos y tres semanas, y el proceso consiste en que de Rusia viene el elemento activo de las vacunas y aquí se hace toda esa compleja etapa final. Según el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF por sus siglas en inglés), el Instituto Gamaleya, el Laboratorio Richmond y la Casa Rosada, si las cosas salen correctamente, se podría arrancar con la producción masiva en junio.    La acción clave fue la aprobación de la Sputnik V por parte de la Anmat y el Ministerio de Salud lo que significó un espectacular espaldarazo para el Instituto Gamaleya y para la Sputnik. Cuando Argentina convalidó la vacuna sólo lo había hecho Bielorrusia, de manera que, pese a las presiones geopolíticas, se dio un paso audaz y trascendente. Hoy en día, está establecido que la Sputnik V tiene una efectividad de casi el 95 por ciento.   En febrero de este año, Alberto Fernández estuvo en el laboratorio en una visita oficial y muy pocos días después, el 26 de febrero, Richmond anunció en la Bolsa que se suscribió en Moscú un Memorándum de Entendimiento con el Instituto Gamaleya y el RDIF para la fabricación de Sputnik en la Argentina. En ese marco hubo un compromiso de construir una nueva planta en Pilar para realizar todo el proceso, aunque se avanzaría mientras tanto en las instalaciones disponibles.    En los primeros días de abril vino de Moscú un cargamento con el elemento activo de la vacuna, el antígeno, con el que se trabajó en secreto para que Richmond pudiera mandar las muestras. Ese material está ahora en el Instituto Gamaleya que lo someterá al control de calidad que tarda entre dos y tres semanas.   En Richmond explicaron: "es un proceso que vamos a ir escalando: empezaremos con un millón de dosis mensuales en la planta pequeña que tenemos hoy, hasta que terminemos de construir la que anunciamos, que demorará alrededor de un año. E iremos aumentando hasta llegar a los cinco millones de dosis por mes”.   El comunicado oficial, emitido por RDIF dice textualmente: "Argentina se ha convertido en el primer país de América Latina en comenzar la producción de la vacuna Sputnik V. RDIF y sus socios han realizado una transferencia de tecnología para Laboratorios Richmond; el primer lote producido será entregado al Centro Gamaleya para el control de calidad del medicamento. Está previsto que la producción a gran escala de Sputnik V en Argentina comience en junio".

COMPARTIR:

Comentarios