Martes 27 de Julio de 2021

ACTUALIDAD

28 de abril de 2021

LANZAN EL PRIMER CABEZAL DE COSECHA CONSTRUIDO CON FIBRA DE CARBONO: HAY INTERÉS CHAQUEÑO

Provinciales - La herramienta fue desarrollada por empresas con asiento en el país y que ya causó interés en productores chaqueños. Agencia FOCO participó de la presentación.

En la tarde de este miércoles se realizó la presentación de una herramienta que se propone “revolucionar” la cosecha de granos finos, y de la que participó la Agencia FOCO. El lanzamiento fue encabezado por representantes de G-FAS (sigla que deriva de Green Footprint Ag Solutions) y Adecoagro, quienes desarrollaron el novedoso cabezal de cosecha con rotor desgranador construido con fibra de carbono. Se trata del primer producto que presenta G-FAS, un cabezal de cosecha stripper hiperliviano, construido en fibra de carbono y otros composites. Pesa menos de la mitad que un cabezal convencional y permite duplicar la capacidad operativa al mismo tiempo que reduce el consumo de energía. Se utiliza en cultivos como arroz, trigo, cebada y centeno, y tiene un costo apróximado de 100.000 dólares.

El “Stripper G-FAS” aparece como novedad a nivel mundial y promete revolucionar la cosecha de granos finos como arroz, trigo, cebada, centeno, canola, mijo y semillas forrajeras. Varias de las bondades del nuevo stripper ultraliviano están sustentadas en su estructura de fibra de carbono, que es cinco veces más resistente que el acero, pero más liviana que el aluminio.

Según comentaron los disertantes, durante los últimos años la fibra de carbono viene aportando innovaciones para diferentes sectores de la industria, cuyo ejemplo se encuentra en la creciente utilización en el rubro automotriz. Respecto de su participación en el agro, la Argentina se ha transformado en pionera, ya que al recientemente patentado Stripper G-FAS lo antecedió el botalón para pulverizadoras, también desarrollado por los fundadores de la empresa G-FAS, siendo los dos únicos implementos del planeta destinados al sector agropecuario que están construidos con fibra de carbono. El Stripper, de 30 pies de ancho de labor, es lanzado después de cuatro años de investigación y desarrollo.

Entre las ventajas que ofrece el Stripper G-FAS se encuentra la reducción del consumo de combustible (del 35 al 50%), la posibilidad de trabajar a alta velocidad (10 kilómetros por hora en promedio) duplicando la capacidad de recolección de la cosechadora, que permite trabajar con mayor humedad -lo que determina más días y más horas por día de cosecha- y que ofrece un muy buen tratamiento del grano que deriva en la reducción del quebrado.

Ana Fernández Mouján, presidenta de G-FAS, remarcó otros beneficios económicos como “la menor cantidad de cuerpos extraños en el material cosechado, un muy bajo nivel de pérdidas por el cabezal y por la cola de la cosechadora, el menor desgaste de la cosechadora que deriva en un menor costo de reparaciones, un escaso y sencillo mantenimiento debido a que es muy fácil la sustitución de piezas de sacrifico (peines). Además, los peines tienen mayor duración -agregó-, ya que son de acero inoxidable y porque el cabezal ofrece un ‘stripping’ más limpio por el menor ingreso de otros materiales que no son granos, como porciones de hojas y tallos”.

Respecto de los beneficios agronómicos y ambientales, el ingeniero agrónomo Héctor Huergo, comunicador agropecuario y miembro de G-FAS, destacó que “el menor peso del cabezal produce una menor compactación (la mitad que un Draper para el mismo ancho de labor) y que ofrece un rastrojo más fácil de manejar al quedar la planta en pie”.

El interés del sector arrocero chaqueño

Los técnicos de Adecoagro, encargados de la producción de arroz de esa empresa, señalaron las ventajas adicionales que tiene el nuevo cabezal para ese cultivo. Por un lado, al quedar la planta en pie se mantiene la dominancia apical, con lo cual no rebrota, como ocurre cuando se cosecha con una plataforma Draper y por lo tanto requiere una aplicación de herbicida (glifosato). De esta forma, el Stripper G-FAS contribuye a una menor emisión de gases de efecto invernadero.

También remarcan que frente a las complicadas condiciones del piso que suelen ofrecer las arroceras, el cabezal más liviano facilita la marcha de las cosechadoras dado que mejora el rendimiento de la doble tracción al permitir que todas las ruedas logren un buen apoyo, en cambio con los cabezales pesados las ruedas traseras pierden poder de tracción.

Consultado por la Agencia FOCO, Héctor Huego señaló que existe interés de productores arroceros del Chaco “con los que ya mantuvimos conversaciones y demostraron interés en seguir invirtiendo en tecnología”.

“Nos dieron ideas y comentarios acerca de sus experiencias con cabezales importados y que dejaron de usar porque las máquinas crecieron de tamaño y no entraban más los cabezales grandes, que de todas maneras no podrían funcionar en las arroceras por su peso, y no hay maquinaria que aguante ni el peso del cabezal, ni arrocera o piso que pueda soportar. Ahí es cuando entra el cabezal de fibra de carbono”, comentó Huergo.

Por su parte, el ingeniero agrónomo de Adecoagro, Juan Zenón González, sostuvo que el interés de productores arroceros chaqueños también radicó en “abaratar los costos que genera la producción”. González actualmente se desempeña en el Grupo Técnico de Arroz, a cargo de innovaciones tecnológicas aplicadas al agro.

Bonos Verdes e impacto ambiental positivo

En otro orden, la consultora internacional Carbon Group Agro-Climatic Solutions realizó la verificación independiente de los beneficios ambientales generados a partir del uso del equipo Stripper G-FAS. Esa organización emitió un certificado que ha sido formulado siguiendo los principios de los Bonos Verdes de la ICMA (International Capital Markets Association), en el que señala que el equipo Stripper G-FAS podría acceder al mercado de Bonos Temáticos, entre ellos a instrumentos financieros considerados verdes.

El análisis realizado por Carbon Group sobre los posibles impactos climáticos y ambientales indica que “el uso normal del Stripper G-FAS no puede ser origen de daño, es decir que cumple con la norma Do no harm”.

La consultora también señala que las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen aproximadamente un 31% respecto de un equipo convencional.

Otros impactos remarcados por Carbon Group son:

  • En la recolección de trigo, el consumo de combustible baja de 7-11 a 3-5 litros por hectárea cosechada debido a la mayor altura de corte de la planta.
  • Las pérdidas en trigo, cebada, arroz, mijo, bajan de 6-10% a 1-3%.
  • Menor ocurrencia de compactación de suelos.
  • Adelantamiento de la siembra de cultivos de verano (soja de segunda, maíz ciclo corto).

Por último, en el lanzamiento del Stripper G-FAS se destacó que el cabezal fue probado exhaustivamente en distintos estados de los cultivos mencionados logrando resultados satisfactorios.

Sobre Adecoagro y G-FAS

Adecoagro es una empresa de alimentos y energías renovables con presencia en Argentina, Brasil y Uruguay. Nació en el año 2002 de la mano de un grupo de emprendedores argentinos.

Sus principales actividades incluyen la producción de azúcar, etanol, bioelectricidad, arroz elaborado, leche, maní, maíz, soja, trigo y girasol. Cotiza desde el año 2011 en la Bolsa de Nueva York, con la denominación AGRO. Emplea a más de 8.500 personas en forma directa y promueve el desarrollo de economías regionales, con una fuerte conciencia social y el foco puesto en la sustentabilidad.

Por su parte, G-FAS es una empresa dedicada a crear soluciones nuevas para la agricultura, orientadas a una mejora de la huella de carbono y la eficiencia operativa de la maquinaria y los sistemas productivos. Los fundadores son productores agropecuarios argentinos comprometidos con la sustentabilidad y el incremento de la competitividad, entre los que se encuentran los dos mayores productores de arroz de la Argentina, Adecoagro y José Aranda.

 

COMPARTIR:

Comentarios