POLICIALES

29 de noviembre de 2019

CRIMEN DE MAIRA BENÍTEZ: NO HALLARON ADN Y HOY ENTREGAN LOS RESTOS A LA MADRE

Maira Benitez poco antes de desaparecer, junto a su hija que tiene 4 años.

VILLA ANGELA-Luego de diez cotejos a los huesos encontrados meses atrás en un campo de Villa Ángela, los peritos oficiales dieron por terminadas las pericias, no lográndose la extracción de material genético para sumar al estudio de las piezas dentales, el que posibilitó compatibilizar y confirmar que los restos corresponden a Maira Benítez.

la fiscal Gisela Oñuk informó a Antonia Morán, mamá de Maira (18) y a su abogado Pablo Vianello, que finalizaron las pericias del Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (Imcif) , y que está el Ministerio Público en condiciones de restituirles a Morán los restos de su hija, por lo que desde anoche, la madre y su letrado realizan gestiones para poder cumplir con los tramites póstumos.

 

“Respecto al ADN no se pudo obtener material genético de los restos óseos. Hicieron 10 intentos. Por el estado en que estaban”, comunicó Oñuk a la parte, explicó Vianello a NORTE.

“Otro informe, es del valor de la pericia odontológica que es igual al ciento por ciento de una ADN y prueba la identidad biológica. Y un informe del patólogo que examinó todos los restos y no encontró ningún signo que pueda certificar la causa de muerte. Habla también por el tiempo y el estado de los mismos, es imposible”, agregó el abogado sobre la comunicación oficial de parte de la fiscal de Villa Ángela.

 

Por otra parte, Oñuk citó para este viernes a Morán, “para notificarle de todo y decirle que al haberse terminado las diligencias, podrán entregarles los restos”.

El día que se encontraron los restos

El martes 27 de agosto de 2019 (2 años y 8 meses después), un peón rural se topó con la existencia de restos humanos en la zona de Colonia Juan José Paso, cerca de un camino rural que une a las ciudades de Villa Angela con San Bernardo.

En ese campo distante a diez kilómetros de Villa Ángela, comenzó a cerrarse parte de la historia: pasaron pocos días, y un odontólogo forense determinó que el cráneo contaba con piezas dentales, lo que permitió determinar que se trataba de Maira. 

En la escena estuvieron el fiscal en turno Sergio Ríos y la fiscal Gisela Oñuk, quien intentará determinar si el asesino de Maira, Rodrigo Silva dejó el cuerpo o contó con ayuda de cómplice.

Ese campo fue relevado durante los rastrillajes, también se inundó durante las intensas precipitaciones y creen que fue la razón que impidió a los canes, dar con los restos.

El juicio

El tribunal integrado por Ricardo González Mehal, como presidente, y los vocales Hilda Beatriz Moreschi y Daniel Javier Ruiz, condenó a 21 años de cárcel a Rodrigo Silva por homicidio simple.

Maira desapareció el 17 de diciembre de 2016. Conforme señalan los camaristas durante el juicio quedó probado que el condenado fue quién la mató; pero no pudo determinarse de qué manera, ni tampoco fue posible ubicar el cuerpo de la víctima pese a la extensa tarea realizada por la fiscal de investigación  Oñuk a lo largo de 23 meses en la etapa preparatoria.

 

La otra lucha

Al no ser considerado un femicidio, Antonia mantiene una nueva lucha: que su nieta pueda ser ingresada al Registro Nacional de Hijos e Hijas de Víctimas de Femicidios (ley Brisa) para poder percibir asistencia del estado hasta concluir estudios universitarios, si así en el futuro es el deseo de la hija de Maira. Desde la vigencia de esa normativa, se paga una jubilación mínima a cada hija o hijo de víctima de femicidio.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios