ACTUALIDAD

17 de abril de 2019

#OPINIÓN: SOY MAESTRO

Hay días que parece que a nadie le importa la situación de los docentes, y de pronto aparece gente que te dice, estamos con ustedes, nos preocupa la situación. Gracias a los veteranos de guerra de Villa Ángela por sumarse y darnos una charla de aliento.

Es lamentable ver que a veces mucha gente quiere apoyar, pero por temor a represalias de distintas formas, prefieren no mostrarse. Pienso en lo lamentable que es esta forma de hacer política, acercar gente por medio de sembrar el temor, los políticos deberían atraernos por sus propuestas, pero cuándo las propuestas son mentiras y las mentiras tienen fecha de vencimiento entonces se recurre a la amenaza y la extorsión. 

La verdad me duele el Chaco, me duele ver que los gobernantes no puedan asistir a un acto público por miedo al escrache, y me duele entender que las obras más destacadas son algún techo en un patio escolar, algo de pintura en alguna escuela, algún baño que otro en otra escuela, y eso que al Chaco nos faltan obras importantísimas cómo solucionar el problema de energía,  el problema de agua, por decir algo de necesidad básica,  sopla un vientito y nos quedamos sin luz, deja de llover una semana y ya no tenemos agua, la verdad da pena nuestro Chaco.

 Da pena ver los hospitales con gente trabajando en situación de riesgo, recibiendo insultos que no deberían estar dirigidos a ellos. Dan pena los que piden reelección en nombre de ser supuestos militantes y uno los investiga un poco y descubre que sus ingresos dependen del estado y entonces se deduce que ser militante es sinónimo a ser mantenido por gobernantes de turno. El docente en la calle o en el aula siempre vive de su trabajo y lo más importante, siempre podemos caminar tranquilos, creo que nunca nos va a hacer falta un helicóptero.

José Luis Villalba

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios