ACTUALIDAD

18 de junio de 2018

LA FAMILIA DE CLAUDIO “CHUECO” VARGAS CON DUDAS, SOSPECHAS Y POCAS CERTEZAS

(AUDIO) A pocos días de cumplirse un mes del fallecimiento del Claudio Vargas, fue su hermana Mariana, quien decidió contar su postura y sobre todo dejar en claro cuáles son las sospechas, dudas y pocas certezas que tienen sobre la muerte de su hermano. “Como familia queremos pedir una respuesta a las autoridades, que hasta el momento han hecho oído sordo a nuestro pedido de justicia”, expreso Mariana.


 

 

 

Mariana Vargas, hermana de Claudio Vargas, eligió hablar y contar el sentimiento de la familia en el programa Estación 21, donde expresó: “Creo que es un buen momento para que Villa Ángela, sepa que es lo que paso con la vida de mi hermano. Nosotros como familia pedimos una respuesta a las autoridades que hasta el momento han hecho oídos sordos, con todo el dolor que esto suscita. Todos los que hacen radio y televisión lo conocían a mi hermano, por ende, yo hoy quiero darle a él, que no puede, el derecho a réplica. Quiero que la comunidad de Villa Ángela sepa que estamos dispuestos a bregar por el buen nombre y honor de mi familia, una familia de gente trabajadora, una familia de docentes, una familia que no tiene antecedentes policiales ni mucho menos penales, una familia que dentro de la humildad y el trabajo de mis padres hemos sabido formarnos y llevar una vida decente. A mí hermano no lo vamos a recuperar, nadie nos va a devolver su vida pero yo creo que la justicia tiene que ver con la verdad y quiero que todos sepan que vamos a buscarla hasta las últimas consecuencias. En primer lugar, quiero que sepan que está radicada la denuncia en la fiscalía de derechos humanos de la ciudad de Resistencia. Queremos que la señora fiscal, Gisela Oñuk, sepa, que estamos en total desacuerdo con el procedimiento que se llevó adelante el día de la muerte de mi hermano y que todo va a ser material de investigación para esta fiscalía”, manifestó muy conmovida la hermana de “Chueco”.

DESACUERDOS Y SOSPECHAS

 

La familia está aún muy conmovida por la situación que se desencadeno en la jornada del domingo, donde falleciera su Claudio, pero mantiene una postura firme sobre lo que sucedió: “estamos en desacuerdo en primer lugar por el procedimiento policial que se llevó adelante. Nosotros tenemos sospechas fundadas de que a mi hermano lo lastimaron, lo golpearon, cometieron apremios ilegales hacia su persona. Es de conocimiento público que a mi hermano lo detienen en un domicilio por una denuncia que no se comprobó. Hay fotografías y pruebas de que en este lugar no presentaba signo de violencia alguna. No sabemos a ciencia cierta a qué hora fue esa situación, hay tres horarios diferentes, hay horarios que se cruzan, en un horario mi hermano estuvo detenido y a la vez estuvo siendo atendido en el hospital. A mí hermano nunca lo atendió un médico. Según las palabras de las autoridades que estuvieron ahí, como el caso de la doctora Oñuk mi hermano se descompensó y murió porque supuestamente estaba en un estado de total descontrol. Murió de la nada. Si estuvo descompensado por qué no llamaron a la ambulancia. Si falleció en ese lugar por qué lo levantaron?,  ¿Si no falleció en ese lugar, dónde falleció mi hermano?. Él tenía derecho a que se le practique por lo menos un RSP. Con lo poco que yo puedo conocer de legislación, a mí hermano nunca lo ingresaron a la guardia del hospital, a mí hermano el medico salió y lo vio en la cajuela de la camioneta, ni siquiera lo sacaron del patrullero y llevaron directamente a la morgue. Sumado a esto el derrotero desde las doce de la noche a las siete de la mañana del Hospital a la Comisaria, de la Comisaria al Hospital. El trato que nos han dado como familia de una víctima que habíamos perdido a un ser querido, indecible, inhumano, doloroso. Aparte de eso, no nos dejaron ver el cuerpo, no nos dieron el derecho de reconocer si verdaderamente era mi hermano o no era mi hermano. Al cuerpo de mí hermano lo entregaron bañado y vestido. En el velatorio mi hermano tenía en su pómulo derecho rasguños, en su pómulo izquierdo golpes, en sus nudillo tenía golpes y de eso nadie nos dio explicación. Uno de los concejos que nos dieron es que cerráramos el féretro para velarlo. Entonces todas estas cuestiones y otras cuestiones más de la cuales yo tengo conocimiento así como también otras personas, cuestiones que no ameritan ser dichas en este momento, serán dichas ante las autoridades que se tengan que decir en su momento. Tenemos como familia la firme sospecha que la muerte de mi hermano fue causada, por las personas, tanto por las que hicieron la aprensión como así también aquellas personas que no cuidaron la salud de mi hermano. El como ciudadano tenía derecho a un médico, como ciudadano tenía derecho a un abogado, como familia nosotros teníamos derecho a ver el cuerpo de mí hermano y todos estos derechos nos han sido negados, derechos de ciudadanos, porque una persona para la constitución nacional y para la declaración universal de los derechos humanos, es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Sumado a esto la prensa, sin tener los resultados preliminares de la autopsia, salió diciendo que mi hermano había muerto de sobredosis, cuando hoy Villa Ángela, sabe que en las preliminares de la autopsia mi hermano no tenía absolutamente nada. Quiero que todos sepan que mi hermano fue un docente, un profesor de teatro, que tenía grupos de alumnos a cargo, que mi hermano fue un comunicador social, fue un hombre de bien, que mi hermano tenía derecho a réplica, y tenía derecho a que se les respeten todos sus derechos constitucionales, él ya no está para pedirlos, estamos nosotros, su familia y están sus hijos, porque también quiero que sepan que dejaron dos hijos sin padre. Yo como hermana y con mi familia no vamos a dejar de pedir nunca justicia. Les pido a la comunidad de Villa Ángela, que no se callen, que hay derechos que deben ser respetados y que necesitamos como sociedad aprender a respetar esos derechos. Que los responsables de la muerte de mi hermano den cuenta de sus actos, hoy por la vida de mi hermano, hoy fue Claudio Norberto Vargas, el profe, pero mañana puede ser cualquiera de nosotros”, término diciendo Mariana, conteniendo la emoción y el dolor al recordar la muerte de su hermano, que se dio en momentos en que personal policial lo detiene en un domicilio particular por una presunta denuncia de violencia de genero.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios