Domingo 20 de Septiembre de 2020

  • 18.5º
  • Despejado

7 de mayo de 2018

ANTONIA MORAND LEIVA: “ME GENERÓ MUCHA IMPOTENCIA Y DUDAS QUE EL TESTIGO SE ECHE PARA ATRÁS”

La madre de la joven desaparecida hace 17 meses declaró en el programa radial “estación 21”, que se emite por la 21 radio, que el testigo estuvo es su casa en varias ocasiones y que le contó que paso con su hija el día de su desaparición y que le generó mucha bronca, impotencia y dudas el hecho de que haya aportado en su declaración los datos que en más de una ocasión le aportó a ella.

Antonia Morand Leiva declaró: “Imagínese como me cayó esta noticia, tengo mucha bronca, he impotencia del como este testigo clave se echó para atrás. Viene a negar que no me conoce, que no conoce mi casa, que nunca hablo conmigo. La primera vez se presenta esta persona, Alejandro Krasanchuk, en mi casa yo me encontraba en Resistencia, hablo con mis dos hijos mayores y les comentó el motivo por el cual él quería hablar conmigo. Al día siguiente cuando yo vuelvo de Resistencia, esta persona vuelve a mi casa a darme datos de lo que paso con mi hija”.

LOS DATOS

La madre de Maira expresó en este sentido: “Esta persona, me dice que el día que Maira desaparece, unas personas de apellido Escalante, cruzaban circunstancialmente por  frente de la quinta donde vivía Rodrigo Silva, camino a su trabajo. En un momento dado observan que una chica sale de la quinta donde moraba Silva llorando y que esa mujer era mi hija. También aportaron que Silva salía del lugar en una moto roja grande y que daba la sensación de que la quería llevar a la fuerza de vuelta a la casa y que mi hija le tiraba manotones y lloraba. Krasanchuk, aseguró que por las características de la mujer era Maira. El me comento a su vez que los Escalante se paran y preguntan a Silva “¿Qué pasa amigo?” a lo que este responde, “no pasa nada, solo problemas de pareja” y estos siguen su camino”.

APARECEN OTROS NOMBRES

Leiva dijo además: “Este testigo además me cuenta que en un campo cercano a la escuela de “Villalva”, un tal Martínez, dice que el sábado de la de desaparición por  la noche Maira fue llevada a un puesto que era cuidado por un tal Benítez. Benítez recordó cuando los perros hacían el rastrillaje que ni la ropa de Maira le iban a encontrar, porque las prendas fueron sacadas de ese lugar en un carro que transportaba leña a Villa Angela. Además dio a entender que también estaba involucrada la policía, no todos y menciona a un efectivo en particular, un tal Dure. Todos estos datos me los aportó esta persona que ahora dice que no sabe nada y que todo era totalmente mentira. A mí me da que pensar, ahora me da que pensar, por qué ahora viene a negar, quién lo está amenazando para que se eche atrás con su declaración.

COMPARTIR:

Comentarios