Federico Kleinsinger, Director del área de Bromatología de la municipalidad de Villa Ángela, informó sobre las actividades correspondientes a su dependencia. Destacó la organización por sectores para la realización de los controles en la ciudad y recomendó a los comerciantes a acercarse a las oficinas para recibir el asesoramiento necesario.

“El área de bromatología municipal tiene a cargo el estudio del estado de los alimentos. Una de las áreas de bromatología se encarga de la inspección de productos de consumo humano: carnes, lácteos, frutas, verduras, ya sean perecederos y no perecederos, mercadería que ingresa al municipio por parte de proveedores y control de los comercios que se dedican a la venta de los productos envasados en origen o fraccionados, que es el caso de supermercados, almacenes, carnicerías, verdulerías y demás rubros” indicó.

Más adelante, Federico Kleinsinger señaló “entre las actividades que corresponden a la oficina se encuentra la inspección de los proveedores que ingresan a la ciudad, se controla el estado general del vehículo que transporta los productos, la limpieza, los papeles reglamentarios que debe tener la mercadería en cuanto al rubro, certificados sanitarios, remitos y demás. También se solicitan los documentos con los que deben contar los encargados del transporte, como la libreta sanitaria. Con respecto a la mercadería se inspecciona la cadena de frío, que es fundamental para los productos lácteos, fiambres, carnes y derivados, se constatan las fechas de envasado y vencimiento, la calidad de los empaques, y todo lo requerido para que los comercios reciban el producto en las mismas condiciones en las que son despachados de origen”.

Luego, el Director de Bromatología continuó “cabe aclarar que los inspectores de bromatología tienen el poder de un policía, por lo que ningún comercio puede negarse a ser inspeccionado por el personal de la Dirección. No obstante, hay algunos que sí lo hacen, por lo que se labran multas a los comerciantes que no permitan la inspección, y los inspectores proceden al auxilio de la fuerza pública, en los casos en los que sean necesarios” aclaró el Dr. Kleinsinger.

Finalmente, destacó que “en la oficina contamos con un programa sectorizado, porque el número de personal con el que contamos no es el óptimo para realizar el control en toda la ciudad. Se trabaja por sectores y se priorizan los rubros que exponen más riesgos para la población. En cuanto a la elaboración de productos, explicamos que son riesgos potenciales de enfermedades transmitidas por alimentos ya que la gente desconoce las formas de elaborar un producto para evitar la contaminación. Tenemos un apartado con los requisitos impresos para aquellas personas que se acercan a preguntar de acuerdo al rubro. Lo ideal es que las personas interesadas primero se asesoren en nuestra oficina, en la oficina de Obras Privadas, en la Oficina de Industria y Comercio, ya que cada una presenta los requisitos para ahorrarles problemas a los ciudadanos” concluyó.

 

Compartir

Comentarios