Dos nuevos ilícitos fueron esclarecidos por Investigaciones de villa Ángela. Una garrafa, un celular y una motocicleta fue el resultado de esta tarea investigativa desplegada por los policías.

Ayer personal de la División Investigaciones de Villa Ángela secuestro una garrafa de 10 kilogramos y una motocicleta de 110 cilindradas. Ambos elementos corresponden a dos hechos por hurto investigados.

 

Todo se inició en relación primeramente a una causa por Supuesto Hurto de una garrafa, ocurrido en la madrugada del lunes en una vivienda, en un domicilio sito santa rosa y 3 febrero.

De las averiguaciones desplegadas en horas de la mañana personal de esa División supieron que el elemento denunciado fue comercializado en un kiosko del barrio Escalada. En tal sentido al dirigirse al lugar donde se encontraría dicho elemento denunciado lograron recuperar un tubo de gas de 10 kilogramos de color amarillo que fuera entregado por un hombre de 60 años quien fue notificado situación legal.

Continuando con la tarea investigaba por Hurto de una motocicleta Guerrero 110 hecho ocurrido en   fecha 2/6/17 en la terminal ómnibus local. Con los distintos aportes obtenidos por fuentes fidedignas que el rodado estaba siendo desmantelado en el barrio Escalada. Ante tal información los investigadores logran identificar a la poseedora un mujer de 25 años a quien le explicaron el motivo presencia policial y hace entrega de una motocicleta Guerrero Trip, color roja, la cual estaba sin el asiento, siendo incautado bajo las formalidades legales, en tanto la femenina fue notificada de su situación legal.

Este martes por la mañana un nuevo procedimiento referente a la denuncia por supuesto Hurto de un celular  ocurrido en el barrio Escalada.  En tal sentido personal de Investigaciones obtuvo información que dicho elemento fue comercializado en local de venta de celulares por calle  San Martín. Con este dato la comisión policial se dirigió al comercio y se entrevistó con el encargado quien interiorizado de los pormenores hizo entrega del bien denunciado y con los formalismos legales secuestraron un celular TCL táctil color blanco con la pantalla dañada.

 

Una vez en la dependencia policial el elemento secuestrado fue reconocido por el damnificado, Mientras tanto el encargado de 28 años fue notificado situación legal.

 

Todo lo actuado fue interiorizada la Fiscalía de Investigación Penal en turno y posterior restitución a sus propietarios previa acreditación de los bienes.

Compartir

Comentarios