El secretario de gobierno municipal, Boris Baluk, se acercó esta tarde al predio de la policía, división rural, junto al director de bromatología, Federico Kleisinger para constatar el estado de los equinos retenidos en el lugar. El funcionario descartó de plano las versiones respecto de la mala atención a los caballos y dejó en claro que jamás les faltó alimento.

“Acudimos de manera urgente al predio de la división rural de de policía, junto con el director de bromatología, Federico Kleisinger porque había rumores que los caballos no estaban bien atendidos, que no tenían comida” dijo Baluk y agregó “el intendente quiere dejar con contundente claridad que jamás faltó comida a los caballos que son decomisados por el personal municipal y efectivos de la fuerza de seguridad” afirmó el secretario de gobierno.

 

En ese sentido, detalló que “los 23 caballos que están en este momento encerrados, están bien atendidos y en mejores condiciones que cuando ingresaron. La semana pasada había 10, pero este fin de semana se sumaron otros 13” dijo y aclaró que semanas atrás fallecieron en el predio dos animales, pero que justamente fueron trasladados al predio porque no estaban en buenas condiciones de salud, pero no hubo responsabilidad de la policía, ni del municipio.

 

Baluk manifestó además: “Nosotros somos respetuosos de los derechos de los animales, por eso los encerramos cuando están en la vía pública porque allí no deben estar, y les proveemos de alfa de primera calidad para que los alimenten. Es más, ni si quiera se les raciona la comida, sino que se les da de manera discrecional” afirmó el funcionario.

 

“Lo que requerimos es que los propietarios tengan sus animales cuidados, que tomen las medidas de precaución y seguridad necesarias, como tenerlos atados, porque sueltos representan un peligro para automovilistas y por supuesto mucho más, para motociclistas y es molesto para el vecino común tener que encontrarse con caballos sueltos” solicitó y llamó a la reflexión de los mismos, para que le brinden a los equinos, la asistencia básica e indispensable.

 

Finalmente, Baluk reafirmó: “Lo cierto es que se da por tierra todo tipo de versión maliciosa de que los caballos no estaban bien atendidos por la policía y que el municipio no proveía del forraje correspondiente. Más allá de que le corresponda o no al municipio, no nos desentendemos de esta realidad y aportamos la comida para los caballos. Por ello, quiero agradecer al comisario Norberto Domínguez, por la predisposición que tiene con la situación y el compromiso que mostró junto al personal para resolver esta problemática” concluyó.

Compartir

Comentarios