Este 21 de noviembre con motivo de celebrarse el día de la enfermera, visitamos el Hospital Salvador Mazza, donde nos entrevistamos con Alicia Montenegro que el pasado lunes estuvo cumpliendo 30 años de servicio. “La verdad que estoy muy feliz de esta profesión, que es una verdadera vocación de servicio, y que hace treinta años la realizo con el mismo amor que el primer día”, aseguro Alicia en dialogo con La 21 Radio.


Aunque todavía faltan algunos años para poder jubilarse, Alicia recordó como fue el comienzo de su carrera en el Hospital, donde comenzó trabajando a los 16 años. “La verdad que eran otras épocas, yo comencé trabajando con 16 años y hasta los 19 años, lo hice de manera voluntaria sin cobrar sueldo, porque entendíamos que esto se trataba realmente de una vocación de servicio. Después pasado los 20 años ingrese con un contrato y varios años más tarde pase a planta y bueno sigo trabajando en sala de mujeres en la actualidad, pero más de 15 años que lo hice en el servicio de Pediatría”, aseguro la enfermera quien recordó con mucho afecto esos años y aseguro tener innumerables anécdotas para contar de esa época, donde la enfermera no solo atendía a los pacientes sino que también era quien limpiaba la sala, llevaba y traía la comida, se hacia un poco de todo.

“Hoy los tiempos cambiaron para bien, solo nos abocamos al paciente y de esa manera podemos trabajar un poco mas holgados”, aseguro Alicia, quien reconoció que el momento donde uno se siente que ha hecho un buen trabajo es cuando: “vemos que el paciente se va  a su casa luego de haber ingresado complicado, o con una situación realmente grave, pero cuando se va ya repuesto uno se siente más que bien, y el gracias que pueda decirte el familiar o la persona que está internada tiene mucho valor para nosotros”, aseguro la enfermera quien insto a sus colegas a trabajar de la mejor manera y no olvidando que: “ser enfermero es una vocación de servicio y nuca debemos olvidarnos de eso”.

“El hospital para mí es como mi segunda casa, aquí pase gran parte de mi vida, hoy me toca estar en sala de mujeres trabajando con un buen equipo de compañeros, y aunque falta menos para jubilarme todavía no quiero pensar en eso, porque esto es lo que me gusta y quiero hacer, ser una auxiliar de enfermería trabajando por los demás”, termino diciendo Alicia Montenegro.

 

Compartir

Comentarios